Corresponden a enfermedades que afectan al tendón de Aquiles y que podemos dividirlas en 2 grandes grupos:

Tendinopatías no insercionales (corporales) e insercionales (zona donde el tendón se inserta en el calcáneo, hueso del talón). Ambas pueden llegar a ser incapacitantes para realizar la actividad deportiva o incluso las actividades de la vida diaria.

Causas
La causa más frecuente es la sobrecarga mecánica a la que se ve sometido el tendón de Aquiles principalmente en actividades deportivas de impacto (running, fútbol, atletismo, basketball, etc). En general es más frecuente en población joven aunque también puede afectar a pacientes de mayor edad.

Síntomas y Signos
El motivo de consulta más frecuente es dolor que se localiza en la región posterior del tobillo principalmente al iniciar y al terminar una actividad deportiva. Al examen físico lo más importante es el dolor que puede asociarse a un aumento de volumen difuso o nodular del tendón a nivel corporal o a nivel insercional el que generalmente se acompaña con aumento de volumen óseo (prominencia ósea en la inserción del tendón). El diagnóstico es principalmente clínico, pero generalmente se requiere el estudio con radiografías, ecografía y resonancia magnética.

Tratamiento.
En una etapa inicial se recomienda el tratamiento conservador el que consiste en primera instancia en disminuir la actividad de impacto, el uso de plantillas (para pie plano, cavo), taloneras de silicona, frío local y kinesioterapia donde se realizan principalmente ejercicios de elongación. SI posterior a la terapia kinésica persisten el dolor y molestias existen alternativas como infiltración del paratenon (membrana que rodea al tendón) guiada por ecografía y/o ondas de choque las que deben ser usadas en forma criteriosa dependiendo del tipo de tendinopatía que presente el paciente. Finalmente, si no hubo mejoría con al tratamiento conservador podría ser necesario la realización de cirugía del tendón de aquiles.

Existen técnicas denominadas mínimamente invasiva con artroscopía (tendoscopía) o cirugía abierta la que consiste, en términos generales, en debridar (limpiar) el tendón del tejido dañado y eventualmente su reinserción en caso de ser insercional. La cirugía logra mejorar los síntomas, pero la recuperación es de al menos 6 meses para el reintegro deportivo.

Todos los derechos reservados 2020 © www.pieytobillo.cl Desarrollo EMP Digital